En qué posición duermes: sobre la espalda, el estómago o de lado. Mantienes los brazos rectos o extendidos o levantados sobre tu cabeza. Si tienes problemas para quedarte dormido